Aquella frase triste

Es la parte de mi que te recuerda, cuando el sol está nevado y las sombras se han allegado a mi, cuando recuerdas aquella estampa en aquel final.

Lo has pasado duro, has huido, has maldecido, has llorado y te has malherido. Es aquí donde te has llegado tu mismo, en frente tuya, justo ahí, con tan sólo mirar al infinito de una estrellada pared, estás ahí.

Con necesidad de huir hacia algún lugar te has topado con este final verdadero, el de los recuerdos enturbiados con un mar enfrente de ti.

Frente a mi, el mar, dislocando el viento aquel sentido, sintiendo su frío susurro bajo mis melancólicos oídos. Con mi ropa moviéndose delante del mar, como si el viento de verdad quisiera quitármela pero no puede.

Golpes del mar, peripecias de un viento que juega enturbiado mientras lo ves todo desde arriba, viendo que todo aquello ya no es superior a ti o es lo que crees.

El imponedor mar no tiene sentimientos, te hará verte, te hará recordar incluso te hará llorar delante de el. Y allí es cuando te paras a pensar como has llegado aquí, dejando atrás la vida enamorada y encontrándote frente a el. Dentro de ese mar estamos tu y yo, en esa pequeña inmensidad.

Esta ha sido la verdadera huida, un camino que te ha traído de nuevo aquí, justo donde comenzaste, llámalo huída, llámalo paréntesis, llámalo de la mejor forma que crees pero es un mar triste, ahogado en pena que diluye la realidad para llevarte ahí.

Sólo así te has dado cuenta que después de aquel te odio encubierto quedaba algo más que decirte frente a ese mar. Algo superior a un soporífero “te amo” y más que a un deseado “te quiero” de verdad.

La espina que tienen todos los mares cuando nos despedimos. Aquella frase triste que quise decirte antes de dejar aquel mar y que ahora me trae aquí sin permiso…

Te llevaré dentro de mi.

 

  1. Rafart dice:

    Y una rosa acabó en la basura, y una rosa acabó en la mesa de un bar. Tantas palabras, cuán dulces y perfectas eran, que revoloteaban y revoloteaban y nunca pudieron decirse.
    Os echo de menos siempre, pero hoy os he necesitado

    Me gusta

    • Enrique dice:

      Ya sabes que aquí tienes un amigo.

      Antes de nada darte las millones de gracias que siempre doy al que descubro que lee mi blog y contigo no iba a ser menos.

      Quiero que sepas que aunque se esté ahora a muchos kilómetros de distancia y un poco resfriado como ando ahora, sólo hace falta que te conectes al skype y empieces a soltar lo que te preocupa.

      Desde lo más frío y recóndito de Polonia, Un abrazo de amigo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: