¡Hola! Estoy muy sincero. Principios y finales y sigo.

Hoy os traigo el mismo nudo de garganta en vídeo y en escrito, lo que te guste más.

 

Versión vídeo 🙂

 

 

Versión escrita 🙂

Uno realmente no sabe dirigirse cuando empieza a escribir estas entradas que tienen de título un “Hola” y sabes perfectamente que lo siguiente a escribir es una especie de “adiós”. Mientras me tomo el café, no lo voy a negar, tengo un puto nudo en la garganta.

 

Si formas parte de mi audiencia de huesos amarillos no creo que te sorprenda esta entrada desde la última que fue en Febrero de este año 2017 o quizás sí. Si eres nuevo, probablemente hayas llegado porque bajo mi nombre Enrique Adam (Poesía visual, relatos, fotografía artística bla bla y bla) este blog está mejor posicionado en google que cualquiera de mis otras redes sociales, también te invito a quedarte y conozcas una parte más mía y personal 🙂

 

La cosa es que la actualización de este blog de forma periódica, semanal o mensual ha resultado ser bastante engorrosa para incluirla en mi rutina aburrida del trabajo. Como siempre digo, ojalá me dedicase a esto a tiempo completo, pero, por desgracia, esto nunca me ha dado de comer y el arte… Si se reconoce, si acaso, es cuando estás muerto. Creo que eso es evidente y muchos os habéis hecho la idea.

 

Este blog es la consecuencia de aquel fotolog que tenía con apenas 12-13 años, con 15 cuando volvía del famoso “botellón” o de las discotecas (muchas veces pensaba, “Dios mío” qué ganas de volver a casa y continuar con lo que estoy creando) y decidí primero montar uno sobre videojuegos con mis amigos, que pasó sin pena ni gloria, pero me curraba unas historias con mis personajes favoritos que pienso rescatar este verano, más tarde empecé con un diario sobre mi universidad con aquella novia que me eché, me pilló y no le hizo mucha gracia leer lo que pensaba (también era tonto, para mí, tener un blog, era como tener una libreta y solo la leías tú, pero no era así). Mientras a todo esto, mi parte más ñoña estaba escribiendo unos primerizos poemas que me llevaron de aquel pupitre en aquel reformatorio de instituto, donde siempre estaba más en el pasillo que dentro, a lo que hoy ando y muchas ni sé donde a decir verdad.

 

Cuando me dejó mi novia, os voy a ser sinceros, con 20 años era mucho más rebelde de lo que soy ahora, a veces me veo, y pienso que soy una especie de vieja gloria, de tiempos pasados y de vacileos constantes con los límites (que sobrepasé conmigo y con los demás y no tengo excusas pero si muchas ganas de pedir perdón por vivir en una sociedad que era o “yo” o los “demás” y no tener un criterio maduro para saber que estaba haciendo daño a gente y a mí, quizás un día cuente más, no me siento todavía preparado) y que ahora, voy al gimnasio, como comida sana, he dejado de fumar, aguanto a mis padres, voy al psicólogo por mis problemas con los nervios que arrastro desde pequeño y me levanto para trabajar. En fin, a lo que iba, con esos 20 años, cuando mi ex novia y yo lo dejamos, me prometí a mí mismo dejar de escribir como el que deja de fumar o algo así.

 

Muchos pensaréis qué gilipollas o algo así, pero jamás olvidaré aquella despedida en la que ella me recordó que mis palabras escritas jamás las olvidaría por todo el dolor (¿y madurez?) pero que por favor, no le escribiese más. En aquel momento, no os lo voy a negar, si no le tenía a ella ¿ A quién le iba a escribir?

 

La vida es así y para romper mis años de relación (cerca de 5 años o 4) con ella y con la anterior que acabé dejando porque “Sí” tomé una decisión y me fui de España. Hay días que pienso que me fui por ella, hay otros que pienso que lo necesitaba y otros, como los de hoy en día, que siempre he sido diferente por como me tomo la vida y hago mis cosas o tomo mis hobbies y vivo mi soledad. Quizás en un sitio nuevo, empezar desde cero me vendría bien.

 

Y lo hizo.

 

Volvamos al tema del blog, todo esto era para poneros en situación de la creación de este blog, es una pequeñísima parte de mi vida y podría estar aquí contando mi batallita, porque sí, derrumbé mi diario, lo tiré todo, el fotolog se mantuvo, pero el primer día en Polonia, fue mágico.

 

Nadie hablaba inglés y menos español, en aquella estación que comunicaba el aeropuerto con lo que se denomina Galeria Krakowska en el centro, con un viejo iPod de 4 generación que me había comprado con mis pequeños ahorros, miraba google traductor para saber donde cojones tenía que ir. Allí hubo un chico de rasgos nipones y le pregunté sobre ese tren. Su respuesta a mi gracias fue: See you in memories, dude.

 

Fue mágico.

 

Para no alargarme más, tomé prestado esa coletilla, See you in memories, fue mi manera de despedirme de todas las personas que conocí durante mis 4 años en Polonia y los siguientes en otras ciudades de Europa y España. Trabajando como recepcionista, Pub Crawler, organizador de fiestas y auxiliar de conversación, conocí y me despedí de mucha gente, cosa a la que nunca me he acostumbrado o quizás sí y por eso, explica que a veces sea tan frío y tan incomprensible.

 

¿Qué deciros?

 

Este blog lo dejo por bastante tiempo y vengo a deciros todas mis novedades. Recuerdo esos días de gloria con vuestros comentarios aquí y allá y sentía que de alguna manera necesitaba explicaros el comienzo y transición de mi vida por el que estoy pasando.

 

Este blog pensé en tirarlo, pero no, forma parte de mi vida y es casi como una extensión. Prometo que cuando sea más viejales (quizás con más tiempo libre porque esté en paro o por fin me haya tocado la lotería o esté jubilado) lo retomaré y os preguntaré por aquí, qué tal os ha ido por la vida. Os aseguro que va a ser muy bonito.

 

Nada, no sé cómo despedirme de todo esto, porque en realidad es una cuasi despedida, no del todo, todo sigue aquí y sé que cuando tenga más tiempo, retomaré este blog diario contando todo lo que he aprendido.

 

Si ya queréis saber de mí y ver lo que he progresado en estos meses os dejo aquí mis direcciones de contacto a mis redes sociales, os pido, eso sí, que me enviéis un mensaje indicando que venís de aquí. 

 

https://www.facebook.com/enriqueadampoesias/

https://www.instagram.com/enriqadam/

https://www.youtube.com/channel/UC9VApipTz0w4DQECQeOnR0g

y mi portfolio nuevo 🙂

https://enriqueadam.com

 

Algunas fotos de mis comienzos 🙂

  1. melbag123 dice:

    Adam querido, no vayas a borrar este blog. Aunque sea de vez en cuando vienes y te dejas ver. Te busco en Facebook, pero no te vayas. Luego cuentas por dónde has ido. Y no te despidas nunca. See you in memories.

    Me gusta

  2. Mucha suerte en todo lo que emprendas. Se me ha hecho un nudo hasta mí viendo el vídeo. Ya te he dicho por instagram antes lo que opino, de todas formas, jaja.

    Y como bien dices… See you in memories.

    Le gusta a 1 persona

    • Enrique Adam dice:

      Buenos días Dani! No sabes la ilusión de verte en mi directo hace unos días y de saber de este mensaje, te leo mucho y formas parte de esa gente que he conocido a través de las letras y que en cierta parte forma parte también de esa inspiración que se llama vida.

      Me ha jodido mucho tomar esta decisión, pero ya sabes como es esto y lo que me conoces, mis energías están ahora en un proyecto que necesita bastante de mí.

      No dudo para nada que volveré al cabo de los años quizás cuando mis aventuras se mermen y tocará escribir sobre ellas a través de este blog.

      Un fuerte saludo y seguimos leyendo 🙂

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: